panelarrow

apse electricista matriculado en

Diario Enfoques 17 De Marzo De 2009

Al menos seis personas murieron este viernes y otras 420 resultaron heridas como consecuencia del seísmo de 5,6 grados de magnitud en la escala de Richter que sacudió esta madrugada las provincias de Argel y Bumerdés, en el norte de Argelia, según medios locales. Pero, sinceramente, no esperaba que desde las filas del PP de Andalucía se alzaran voces contra esa reunión , restando importancia a las buenas nuevas que la entidad financiera traía para la comunidad. Nos adentrábamos ya en el otoño de 2007, justo con los últimos coletazos del boom económico y cuando nadie ni nada hacían presagiar que caeríamos en una larguísima crisis que a duras penas aún hoy tratamos de sacudirnos. Nacía así el reducto de los económicos, una gente rara cuyo principal empeño estribaba en hacer comprensible la Economía, esa cosa residual que apenas se tenía en cuenta, a sus lectores. Tras el segundo, a ver si la aristocracia se queja mucho poco, pero quejarse se quejará.

De la mano de su entonces director, Antonio Hernández Rodicio, El Correo de Andalucía decidía entonces gestar una sección de Economía propia para conferir a ésta su merecida relevancia, apostando por temas locales y andaluces y, además, por todos aquellos que más directamente afectaran a los ciudadanos y, en definitiva, a sus bolsillos. Sin embargo, el contenido de sus palabras distó de la profundidad de un estadista y de la fuerza de un líder.

Pero hay razones para contarles por qué tan larga ausencia -dos años y pico- y por qué hoy se recupera la sección propia de Economía de El Correo de Andalucía. La paz se ha impuesto, por fin, en los comunicados de prensa de ambas partes mientras prosiguen las negociaciones para esa -dolorosa- separación ordenada. No es frecuente que un empresario y un político se enzarcen en público, y menos cuando generan tensión -y vergüenza ajena- entre los presentes si faltan a las formas.

Que si le toca al Estado -dijo Herrero-, que si le toca a la Junta de Andalucía -replicó Zoido, en otro motivo más para la confrontación con el Gobierno autonómico-. Al margen de quién tuviera no la razón -de hecho, cada uno tenía su parte-, lo cierto y verdad es que perdieron las formas, y este tipo de espectáculos no es para nada edificante. He de confesarles, queridos lectores, que fui yo quien desbarató el número redondo de personas para que éste no ascendiera exactamente a 1.600.000 y se quedara en 1.599.999, las que visitaron el iluminadííííísimo centro de Sevilla durante el pasado puente de la Inmaculada, de la Constitución, tanto monta.

Y esa imagen del agobio agobiante, muuuuuucha gente, hay que venderla fuera para atraer dineritos a sus señorías del Centro, a saber, comerciantes, hosteleros y hoteleros, en esa partidaria y muy interesada teoría de que si el Centro va bien, el resto de la plebe de los barrios tendrá también el contento en la caja registradora. La aristocracia primero, batiendo palmas al Ayuntamiento con las orejas, y después los demás, la otra economía populacha de comerciantes, hoteleros y hosteleros a quienes no preguntaron cómo les fue realmente el puente.

No compre con paciencia y mesura, no, súmese al estresante estrés de las larguísimas colas y al de las familias enteras, padre, madre, hijo, novia y el pobre abuelo empujando el carrito del bebé y con la cartera dispuesta. No deguste la tapa y el vino, no, desespérese en grado sumo para pedirlos al camarero, cójalos y realice después un sprint hacia la mesa en un intento de comer sentado, fracase y engulla de pie y esquivando codazos. No estoy restando valor a los esfuerzos del Ayuntamiento para generar más atractivo turístino y animar el aún depauperado consumo.

Y, ya por último, cuídese de los empujones, que puede terminar sobre el asfalto atropellado por el autobús que, a duras penas y con el riesgo que entraña, trata de hacerse paso entre la jauría humana , si coge el coche, échele resignación para sortear el tráfico. Muchos, con la grasia sevillana, vendrán a replicarme, oye, tú, so sieso, que esto es Sevilla, casssi ná. Pues esta Sevilla quédensela, todita para ustedes, ahora, eso sí, ni una queja quiero del tipo en el Centro no se puede estar, hay demasiada gente, no vuelvo, el coche se lo ha llevado la grúa, si lo sé no vengo”.

Después del primero, recuerden, el frío de enero nos dio un doloroso guantazo en la cara y nos devolvió la crudísima realidad de una economía y un empleo que fueron a peores. Ella sigue cantando y en su reaparición en Sevilla cosechó auténticas masas Condenada Pantoja, qué grande eres , titulaba su crónica del concierto Eduardo del Campo, compañero de El Mundo.

Después de meses y meses de trámites y agónica burocracia en los que realmente pensé que el proyecto gourmet para las Naves del Barranco se iría al carajo como otros muchos de Sevilla capital, al final ha triunfado la paciencia y la transformación del edificio junto al puente de Triana ha comenzado. Así, la reciente apertura del mercado gourmet del céntrico El Corte Inglés de la Plaza del Duque, el propio mercado de abastos de Triana, y el proyecto para el mercado de la Carne bajo el puente de los Bomberos dan idea de la pujanza del sector gastronómico.

Dijo el señor alcalde que la sentencia del máximo órgano jurisdiccional del Estado -salvo en materia de garantías constitucionales- no era una buena noticia ni para el club -algo que se presuponía- ni para la ciudad ”. Eso sí, matizó quien no es juez porque es alcalde, hay que respetarla y acatarla. Lo serán para el propio condenado, para su familia, para su entorno, para su empresa, para su club, pero no para el conjunto de la sociedad.

Nunca una condena en firme, sin apelación a instancia judicial superior -excepto al Constitucional en recurso de amparo- y salvo fatítico error del propio tribunal que, por supuesto, también puede existir, puede ser catalogada como una mala noticia porque, al fin y al cabo, se está aplicando y ejecutando la Ley. Sinceramente, creo que no. Pagó en prisión sus delitos, y ahí está ya otra vez bailando y paseando su arte y el nombre de Sevilla por los tablaos del mundo, aunque en su mente -y en la de todos- quedará aquel muerto tirado y abandonado una noche en un paso de cebra.

Y, en efecto, en la copla será la más grande y eso no se lo quita nadie, pero la Audiencia Provincial de Málaga dictaminó conforme a la ley que esta mujer fue una corrupta. Al contrario, es la confirmación de que la Justicia funciona caiga quien caiga, sea el muy relevante José María del Nido, sea el muy desconocido de la esquina de un barrio cualquiera. A los quejumbrosos habrá que recordarles que la estancia en la cárcel es considerada también un periodo de preparación para reinsertar al condenado a la sociedad contra la que delinquió y la que, como castigo, le privó de su libertad.

Lo que sí está claro es que aquí sólo hay un mazapán, marca Zoido, que quiere largarse, centrarse en la guinda que es la ciudad de Sevilla y arrancar ya la campaña, que le va a hacer mucha falta. Todo un acierto ha sido hacer coincidir la celebración del Sicab , el tercer evento socioeconómico de la capital sevillana tras la Semana Santa y la Feria de Abril, con el puente de la Constitución. El incremento en el número de visitantes al salón por excelencia del caballo de pura raza española y también las previsiones de ingresos para las ganaderías y negocios presentes en la muestra avalan tal cambio de fechas que habría que tener en cuenta para ediciones venideras.

Si el jefe, pongamos que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, realiza públicamente un anuncio -comprometiendo su palabra- y pide al subordinado, pongamos que Maximiliano Vílchez, su delegado de Urbanismo, que se ejecute y no se hace, falla uno falla el otro, los dos. Picasso, en todas las versiones posibles: jugando con sus hijos, en los toros, comiendo, recibiendo a sus amigos y, sobre todo, trabajando.

Si en octubre el regidor dijo vamos a rebajar los alquileres de las viviendas de Emvisesa para las familias necesitadas, no puede ser que en Urbanismo se escuden ahora en la burocracia para resolver en dos meses tan solo una entre 160 peticiones. Algo que en otras circunstancias en otro autor podría interpretarse como indiscreción, es en este caso era una muestra de la cercanía que caracterizó su relación. Cuando un ciclista sufre «fractura de cadena», lo más indicado es darle otra bicicleta.